21 dic. 2011

Cómo superamos nuestra adicción al Cherry Coke... y sobrevivimos


En el año 95 salió al mercado español esta coca cola sabor a cereza, con una enigmática y explosiva campaña dirigida y paralela a la famosa ruta del bakalao, con su famoso tema de "No hagas el Indio, haz el Cherokee" que a día de hoy, cuando lo vuelvo a escuchar, no puedo evitar que se me escape una lagrimita.




Cuando sacaron el Cherry Coke, durante su corto periodo de vida -creo que la quitaron el mismo año de su lanzamiento-, conjugaba un servidor dicho líquido elemento con los discos de Máquina Total, The Cranberries Dance Mix y demás bazofias similares que no comentaremos; reservándolas para un futuro post de cómo la música popular de los noventa nos traumatizó para el resto de nuestras vidas y de cómo KikeK, pese a sus apariencias de frikipunki alternativo, en el fondo es un bakala makineto. 

La camiseta de los campeones para ligar un sábado noche.

En cualquier caso, el Cherry Coke era una coca cola más dulce que la normal, y con un intenso aroma y sabor a cereza, superior al de su versión inglesa y norteamericana (Coca Cola Cherry), la cual podemos adquirir a precio de oro actualmente en determinados establecimientos de artículos de importación. Era, y no digo más, una auténtica bomba para los sentidos -o al menos es así como lo recuerdo; o cómo más bien me influyó la publicidad cuando era infante-, y su misteriosa desaparición sin aviso previo, seguirá siendo para todos aquellos que nos criamos en los noventa, un enigma de la Historia.

5 comentarios:

  1. La musiquilla del anuncio era realmente pegadiza, creo que aún me acuerdo de ella. Lo más gracioso es que en su momento hasta llegaron a tocarla en algunas charangas...

    ResponderEliminar
  2. El cherry coke!!! Yo bebía de eso, me encantaba el sabor que tenía. Cuando me enteré de que la quitaron fue como"jopeta, no vale!!!" :D :D. Al igual que hicieron con la Montain Dew. Que yo sepa, en España se ha dejado de vender.

    ResponderEliminar
  3. Joder, me acabas de traumar con otra bebida que pensaba que seguían vendiendo xDDD

    ResponderEliminar
  4. Ni me acordaba de ella. ¡Qué mítica! Y además, como bien dice @Eye, tenía una sintonía tremendamente pegadiza, de esas que no paran de sonarte en la cabeza aunque intentes evitarlo.

    ResponderEliminar